sábado, 26 de enero de 2013

Cangrejos de gimnasio en el autobus

se considera a los navarros los mas cercanos y hermanados fuera del futbol, que personalmente ese deporte me importa una mierda. En éste país el tranvía está marginado, o por lo menos en las PPCapitales, porque en Barcelona y Bilbao los tranvías tienen prioridad semafórica, y son infinitamente mejores que los de València. En este punto os aclaro que mi móvil de hace seis años no tiene mp pero sí radio, así que la enchufo con el altavoz y espero resultados. Al estar bajo tierra, se escucha una suerte de ruido blanco saliendo de mi móvil.

resto de pasajeros descojonándose y lo que me dejó de piedra: el chaval se puso a cantar su música a grito pelado. Como dice el artículo, es difícil que alguien admita un error, lo más probable es que se reafirmen en deleitar al resto de gente con su música. En fin, que parece que vivimos en una sociedad donde no existen ciudadanos sino habitantes que sólo se preocupan de sí mismos. En fin, que queda muy bien hablar de opio del pueblo, pero la gran mayoría de gente que sigue el fútbol le da la justa importancia que se merece como un pasatiempo y poco más, pero los que destacan son los fanáticos.

hora punta, que es cuando se va al trabajo, a veces hasta hora y media, como una sardina, agrados en pleno invierno.En la wikipedia cuentan la historia: En mi caso me encaré con uno de esos cangrejos de gimnasio y como me reí cuando me amenaza con pegarme de hostias y sale su madre le pegó la mayor colleja del mundo. Resultado todo el vagón riéndose y el tío tan humillado q se bajó en la siguiente estación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario