martes, 11 de septiembre de 2012

Lo mejor del transporte publico

Lo del árabe con las oraciones me ha recordado a un viaje que me pegué en el metro de Londres, con el tío de al lado rezando sabe dios qué en árabe, libro de oraciones abierto, en medio del vagón lleno de gente. No es que nadie le recriminara, es que pocos le miraban raro siquiera. en fin, Londres es otro mundo.

 Se que suena jodido y triste, pero si no hubieran provocado la situación ellos, esto no habría pasado. Tranquilo, que los padres son impermeables a eso. Para ellos la culpa será, por los siglos de los siglos, de la conductora. No de su angelito con los huevos negros.

En cuanto a la música a todo volumen en el transporte público lo dudo. Lo que pasa que somos muy cobardes y no se quiere decir nada, pero las nada disimuladas miradas, gestos y bufidos de todos los que están sentados detrás del sujeto en cuestión no dan a entender que lo consideren correcto.

Lo que pasa que la mayor parte no nos queremos meter en jaleos, y como tampoco es ninguna norma concreta, tampoco se siente ninguna autoridad en prohibirle a nadie hacer eso, aunque sea molesto para la mayoría.  Ya que están puestos, que la manden a Will it blend? xD

No hay comentarios:

Publicar un comentario