sábado, 2 de noviembre de 2019

Autocares para ir de botellon

Tuve una anecdota de estas en un autobus. Dos tios tipo latin king escuchaban una canción que nos dejó ruborizados a todos los pasajeros. Lo poco que entendiamos era un poema y nos ibamos mirando en plan que fuerte, pero lo cierto es que nadie hizo nada. Con el tiempo encontré esa canción por casualidad y no tiene desperdicio!! :-)

Pues a mí sí que me molesta escucharlo y soy de losy pico como tú, ahora bien, no sé si será algo subjetivo, pero ese mismo audio lo filtro para que no pasen frecuencias por encima de los ,Khz y se escucha muy parecido, pero ya no me molesta escucharlo. Sin embargo filtro por encima de khz y se escucha un ligero hisss, pero muy molesto para mí.

 Seguro q los del Barcelona stan pensando: a nosotros nos s nos habría caído .  Aix. mira que noz ha zalio toto el niño  En mi ciudad el autobus nocturno que va de la zona de botellon al centro de la ciudad tenia policia desde hace tiempo por peleas y alborotos pues ultimamente y aunque me jode porque me toca andarkilometros, si se lia se piran los buses toda la noche y lo entiendo un trabajador bastante tiene con aguantar llevar aborrachos de cada vez en un autobus como para que le increpen o le insulten ya es bastante duro currar de noche de conductor de autobus como para que te toquen los cojones, sin contar el gasto que se causa haciendo que la policia tenga que vigilar a personas para montar en un autobus

miércoles, 23 de octubre de 2019

La estacion de tren de Malaga

En las estaciones de tren hay un espacio al que llaman el apeadero, que es donde va la gente a pegarse peos.

En la de Málaga también había un espacio llamado el meadero, donde iba la gente a mear.

Iba, en pretérito. Porque a través de los típicos chanchullos habituales, ahora la estación es una máquina de hacer dinero para unos hijos de puta que sacan dinero de todo lo que allí ocurra: alquilan locales a precios desorbitados cobrando además del alquiler, un porcentaje de la facturación (que no de los beneficios) y por cobrar, ahora hasta cobran a los meones por mear.

Lo extaño, es que la gente no ande meando por cualquier esquina y a ser posible frente a las cámaras, dedicando la meada a los desgraciaos dionis (vigilantes de inseguridad) que estén aburridos allí mirando cámaras, por tres euros la hora.

Lástima no conocer el nombre del hijo de puta al que se le ocurrió la idea, para calentarle la cara, tumbarlo en el suelo y mearle la cabeza.

¡Hijo de puta!